martes, 1 de septiembre de 2015

Resultado de imagen de detalles para sonreir
Que estupidez pensar que podemos importar…

A veces no somos conscientes hasta qué punto nuestras acciones, conductas, palabras e incluso estado emocional puede afectar en los demás…

Porque quizás lo que nosotros creamos que es un atajo para nuestro fin puede llegar a ser una trampa insalvable para otra persona. Yo ya sabía esto, pero es verdad que tampoco le había dado demasiada importancia, ¿por qué iba a hacerlo? A veces olvidamos que no estamos solos en el mundo, que a nuestro alrededor hacemos sufrir con nuestras estupideces y la mayor parte del tiempo sin darnos cuenta

Hacer recta una rotonda, acelerar antes de la cuenta… para ti no es nada, solo papeleo, solo dinero, para mí ha supuesto casi un curso escolar perdido, junto con unas vacaciones, un trabajo… mi TIEMPO.

Pero lo peor es que sin darme cuenta no solo lo he sufrido yo, cada día que más me frustraba por no mejorar mi lesión, peor hacía sentir a los que me quieren, a los que me están cuidando sin yo haberlo pedido, simplemente porque me quieren, no me daba cuenta de hasta qué punto los agotaba emocionalmente,  los hacía sentir peor…

A veces debemos recordar que le debemos mucho más de lo que creemos a los que están a nuestro alrededor y agradecérselo todos los días.

Porque a veces un gracias o una sonrisa verdadera puede iluminar todo tu día, puede hacerte sentir que lo que haces es recompensado, merece la pena ver sonreír a los que quieres, porque aunque te duela lo que sea a ellos les duele más.


Un GRACIAS enorme a todos los que me ayudáis, a todos los que ayudáis a los vuestros que sois muchísimos y a veces ni lo sabéis!! 

jueves, 11 de diciembre de 2014

fisico vs animo

¿Cuando llegaremos a ser conscientes de nuestra propia belleza? De la nuestra, no de la que nos dictan, la que nos imponen televisiones, modelos, revistas, famosos, en fin… la moda…

¿Qué tal si te miras al espejo y más allá de tu aspecto te dices qué ves?
Una persona fuerte, valiente, capaz de luchar por ti misma, que no te da miedo mirar al futuro y  que te valoras. Cuando veas todo esto mira tu exterior, ¿a cambiado tu físico mientras pensabas lo anterior? La respuesta es clara, sí. Porque lo que muestras físicamente no es si eres fea, guapa, gorda, flaca, lo que muestras es si te ves bien contigo misma, porque si es así te aseguro que los demás lo ven.

No importa la talla porque si te ves bien con tu ropa estarás perfecta, no importa nada porque lo que importa eres tú.

Cómo te ves cuando miras tu reflejo, ¿eres feliz, valiente, estas cómoda? Porque eso se verá en tus ojos, en tu expresión, en tu forma de caminar, en tu forma de actuar.

Quizás deberíamos mirarnos al espejo por las mañanas y ver más allá de nuestra imagen, ver nuestro estado de ánimo.
Quizás deberíamos empezar a pensar que no debemos obsesionarnos con las tallas, el peinado de moda, la ropa…

¿ la ropa tiene que ser de temporada?… Pero… ¿y si me sigue gustando mi ropa? ¿si no se lleva ya no me gusta? ¿en serio?

Si se lleva el pelo largo, pero a mi no me gusta ¿me lo dejo aunque esté incomoda y no me vea bien cada vez que me miro?

Si no quepo en una 38, NO ME IMPORTA, señores!! Hay más tallas!!

Si se lleva tirarse por un puente, ¿te tiras??

En fin… cavilaciones…

miércoles, 28 de mayo de 2014

¿y si...?



A veces nos paramos a pensar, pero, normalmente, no cuando hace falta.

Qué extraño saber que muchas de nuestras decisiones más relevantes las tomamos sin ser completamente conscientes de ellas, sin pensar en el futuro que nos deparará. Esas son las que realmente valen la pena.
Esas ocasiones en la vida en la que haces algo de corazón, porque te apetece, porque algo te dice que es ese el lugar y el sitio en el que debes estar, ese momento es el que te ha llevado al lugar donde te encuentras, con tu familia, tus amigos, tu forma de ser, todo…

De nada sirve mirar atrás y pensar: ¿qué hubiese pasado si…?


Eso ya poco o nada importa, es el ahora y no el ayer ni el mañana lo que debe preocuparnos, porque es el día de hoy el que mañana no podremos disfrutar, del que nos plantearemos ese malvado ¿y si…? Es el día de hoy el que nos llevará al sitio donde en un futuro recordaremos y pensaremos, ese día disfruté, hice lo que tenía que hacer, fui buena persona y no me arrepiento de nada, porque ahora soy quien soy, ahora soy yo y me gusta.

sábado, 24 de mayo de 2014

el tiempo pasa...




Y pensar que el tiempo pasa….
Que nada deja atrás…
Que nada escapa de él…
Que no te persigue…
Simplemente… viene, llega y se va…
No te busca,…
Forma parte de ti…
Es parte de lo que has sido…
Es parte de lo que eres y serás…
Sin poderlo evitar, viene, llega y se va…
Nadie le pregunta si quiere volver…
Nadie,… por que todos huyen de él…
Sin saber que es lo más valioso que tenemos.
El tiempo,… solo el tiempo…
Que viene,… llega… y se va…

Así, sin más…

miércoles, 12 de marzo de 2014

gracias por ayudar

Bueno, he de decir que mientras escribo esto estoy completamente desanimada…

Pasar el día en el hospital con una de las personas que más quieres no es fácil…

El sentimiento de impotencia por no poder hacer nada para ayudar, para mitigar su malestar, su dolor, su sentimiento de culpabilidad porque cree que está dando muchas molestias…

Me doy cuenta de lo que incapaz que me encuentro ante algunas situaciones, donde lo único que puedo hacer es hacerme la dura y aguantar con buena cara hasta que me quede sola y pueda derrumbarme sin arrastrar a nadie.

Soy consciente de que hay muchísimas personas en esta difícil situación, personas cuyos familiares dependen de alguna manera de ellos, personas que luchan día a día por seguir, por levantarse felices y levantar a esa persona.

Felicito a todos aquellos que son capaces de hacer esto todos los días sin rechistar, sin que les pese, porque ante todo están esas personas que son importantes para nosotros, aquellos que en algún otro momento lo han dado todo por nosotros.


Y gracias a aquellos que voluntariamente se encargan de ayudar a estas familias, a estas personas. Gracias de corazón.


miércoles, 20 de noviembre de 2013

loca...




Creyendo ver cosas que nunca han estado ahí, volviéndome loca, más y más…
Solo pienso y no puedo dejar de pensar en esas cosas que sé están ahí pero que se esconden de mi, volviéndome loca, más y más…


Escuchando el silencio, siendo cómplice de tu voz, hablándole al viento para que te lleve mis palabras que se esconden y no puedo expresar, volviéndome loca, más y más…


Siendo feliz en un infierno, sintiéndome arropada bajo una fría lluvia que solo trae soledad, estando acompañada con el miedo que poco o nada me asusta, volviéndome loca, más y más…


Saltando a un vacío que está lleno de inquietud sin que esta me inquiete, corriendo por un mar de arena sin miedo a ahogarme, bailando sobre el fuego sin temer quemarme, volviéndome loca, más y más…

Estando loca soy capaz de hacer todo y más ¿porque iba a empezar ahora a pensar con claridad?


sábado, 2 de noviembre de 2013

Hipocresia!

¡Viva!
¡Viva la puta hipocresía!

Viva que me digan sé que vales mucho, sé que eres plenamente apta para este trabajo, para aprobar, para ascender, para ser jefa… pero… pero no lo vas a ser porque considero que mi “amigote” está más capacitado, porque considero que va a ser más manejable y porque me sale de los huevos y punto y ¿qué tengo que hacer yo entonces? ¿Partirle la cara?

Pero no, no soy así, para bien o para mal mis padres me han educado para que sea fiel a mí misma, que si de verdad creo que soy capaz para conseguirlo tengo que seguir luchando… Así que me levanto para poder mirarlo desde arriba y le digo que estoy segura que hace lo mejor para su empresa y que me gustaría verlo en un futuro, cuando yo sea una de sus mayores competidoras, porque sé que lo seré, porque tal y como me ha dicho sé que soy plenamente apta.

Sé que lo conseguiré, aunque no tengo dinero, aunque mis raíces sean de familia muy sencilla y con serias limitaciones económicas, ¿y qué? He visto a mis padres luchar día a día para que mi hermana y yo tuviésemos una buena educación, que no nos ha faltado nunca de comer, aunque haya habido que echarle más agua al puchero ¿y qué?
Estoy tan orgullosa de ellos, estoy tan en deuda con ellos por haberse esforzado y seguir esforzándose y luchar día a día y lidiar con hipócritas. Sé que les debo tanto que lo conseguiré por ellos, por mi hermana, por mí. Por todos aquellos que cada día tienen que agachar la cabeza porque su sueldo es el único que entra en casa y hay que pagar.

Hay que pagar a aquellos que nos roban, a aquellos que deciden que sus “amigotes” son más aptos… a esos ineptos que nos están llevando a la quiebra, no solo económica, ¿Cuántas familias hay que ya no tienen sueños, que ya no sonríen?

Que hipócritas de mierda aquellos que se suben el sueldo por… ¿Por qué? No se… quizás robar canse más de lo que imaginemos… esos sueldos que darían de comer a cuatro familias enteras al mes… pero la educación y la salud es algo de lo que podemos prescindir… total… así seremos más manejables, más borregos, más sumisos… ¿eso creen?


¿Hasta cuándo?